Deporte y Nutrición

Nutrición, deporte y Rutinas de entrenamiento en casa

¿Es bueno correr en ayunas?

Correr o no correr en ayunas es algo de lo que se ha debatido mucho y de la que hay muchas opiniones dentro del mundo del running. Correr en ayunas es valido como plan de entrenamiento y se puede practicar sin problemas.

Es una herramienta recomendada para corredores que quieran prepararse para maratones. Correr en ayunas acostumbra al cuerpo a correr con las reservas de glucógeno agotadas. Es decir, que correr en ayunas sirve principalmente para acostumbrar al cuerpo a funcionar con las reservas de energía agotadas, de esta manera sabrá consumir las grasas cuando el glucógeno es inexistente.

Pero eso no queda aquí, correr en ayunas es bueno glucógeno solo para los corredores de larga distancia, también tiene beneficios para tu salud.

MEJORA LA SENSIBILIDAD A LA INSULINA

La glucosa es un carbohidrato, y el azúcar que consumimos el cuerpo humano lo usa como energía. Al consumir carbohidratos, la glucosa llega a nuestra circulación, cuando es detectada por el páncreas libera insulina que hace que la glucosa pueda ser usada por los órganos que realmente lo necesitan.

La insulina es una hormona que debe expulsar toda la glucosa del flujo sanguíneo y llevarla a los órganos o almacenarla como grasa.

Comer demasiado, y rápido nos hace resistentes a los efectos de la insulina. Tener la sensibilidad baja a la insulina es muy peligroso pues aumenta las probabilidades de contraer enfermedades cardíacas y cáncer, por no hablar de que hace mas difícil perder grasa.

El ayuno intermitente contribuye a mejorar la sensibilidad a la insulina combinados con unos entrenamientos en ayunas mejoraran los resultados. Un estudio ha determinado que se mejora la sensibilidad a la insulina entrenando cuatro veces a la semana en ayunas.

 

GRANDES RESERVAS DE GLUCÓGENO

Otra ventaja de correr en ayunas es que aumentan la capacidad total de las reservas de glucógeno. La glucogenesis es la forma en la que el cuerpo humano almacena glucosa usando un polisacárido llamado glucógeno. El glucógeno muscular solo sirve para uso local, por lo que puede ser usado como fuente de energía para ser usado allí donde se encuentre almacenado, cuando es necesaria la energía se degrada a glucosa que pueda así en disposición para el metabolismo energético.

La posibilidad de los músculos de poder almacenar glucógeno depende de varios factores como la alimentación y el ejercicio.

El entrenamiento en ayunas también beneficia la capacidad de almacenamiento de glucógeno,  el estudio siguió el entrenamiento de cuatro candidatos que hicieron ejercicios en bicicleta  en ayunas, los resultados fueron 25 minutos la primera semana, 50 minutos la segunda, 75 la tercera y 100 la cuarta.

Los investigadores llegaron a la conclusion de que aparte de mejorar la cantidad de glucógeno muscular también mejoraron la capacidad para transportar oxigeno y producir energía en un periodo de tiempo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *