Deporte y Nutrición

Nutrición, deporte y Rutinas de entrenamiento en casa

Los problemas de la adicción al azúcar

El azúcar, aunque parezca mentira tiene un alto poder adictivo, es hasta cinco veces mas adictivo que la propia cocaína. Muchas investigaciones sugieren que estamos diseñados para terne un deseo de azúcar a nivel instintivo, es vital para nuestra propia supervivencia. Nuestro sentido del gusto ha ido evolucionando para que disfrutemos de los componentes esenciales para vivir como sal, grasa y azúcar.

El problema viene cuando mal interpretamos estas necesidades, nuestro cuerpo necesita sodio obviamente, pero sin excedernos. De la misma manera necesita azúcar en forma de glucosa, pero la que deriva de carbohidratos complejos. Lo mismo pasa con las grasa, necesitamos grasas que encontramos en los vegetales como los frutos secos o los aguacates.

Es un problema muy serio cuando tus sistema químico y hormonal te hagan comer azúcar que no deberías comer y no que algún día de mas comas azúcar por capricho.

El azúcar y la comida basura trastornan a nuestro cerebro haciendo que los sistemas que regulan apetito y perdida de grasa no funcionen como deben. Altera los sistemas de recompensa cerebrales y esto generan adicción. Al comer grandes cantidades de azúcar con frecuencia, los receptores de dopamina se apagan. Estos sensores se activan con mayor dificultad a medida que vayas comiendo azúcar con frecuencia. El proceso es similar que las drogas, debes recordar, que no hay nada que engorde mas que el azúcar. El desencadenante hormonal que genera es incomparable, los picos de insulina se disparan y con la hormona tan elevada no quemas grasa sino que la almacenas. Por no hablar de que las células cancerígenas se alimentan de azúcar.

Algunos signos que pueden alertar tu adicción al azúcar:

– Siempre te apetece comer carbohidratos

– Te es difícil perder grasa, tiene mucha grasa en el abdomen

– Tienes altos niveles de resistencia a la insulina

– La presión arterial esta elevada

– Comes aún teniendo hambre

Además, debes recordar que al organismo le da igual que tipo de azúcar le estés dando, ya sea azúcar que se encuentra en los frutas, o el azúcar procesado. Todos ellos se descomponen formando glucosa y fructosa procesandose en el higado. Los azucares se convierten en glucogeno o lo que es lo mismo, grasa para ser almacenada. Esto es importante, porque aveces pensamos que solamente el azúcar que es en polvo blanco es el malo. La cantidad es lo que cuenta.

Para mantenerse, el 8 y 10% de las calorías ingeridas deben de venir del azúcar, es decir 70 gramos de azúcar para los hombres. Para los que quieran perder peso deberia ser inferior.

Un producto con un contenido alto en azúcar es aquel que tiene mas de 15 gramos de azucar por cada 100 gramos, y de bajo contenido en azucar si tiene menos de 5 gramos de azucar por cada 100 gramos.

Y no siempre es denominado azúcar, las formas identificativas terminan en osa, sacarosa, fructosa, glucosa… etc. El mejor azucar es la fructosa de la fruta y con moderación.

Recomendaciones:

– Come el 90% de tus productos de origen natural

– Minimiza todo lo que puedas los productos procesados.

– Evita añadir azúcar en la comida.

– Modera la miel, a ser posible consumela por la mañana.

– Modera los zumos de frutas, y tómalos por la mañana.

– Evita salsas, yogures procesados o bebidas energéticas.

– Y si has hecho trampas haz ejercicio para poder quemarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *