Deporte y Nutrición

Nutrición, deporte y Rutinas de entrenamiento en casa

Como perder peso respirando

5 Formas de respirar para perder peso

Cuando se trata de perder peso es bastante común centrarnos únicamente en las dietas, sobretodo las que haya de moda en el momento en el que nos marcamos un objetivo, pero sorprendentemente la respiración juega un papel importante a la hora de perder grasa y aumentar el metabolismo.

La composición básica de la grasa es oxígeno, hidrogeno y carbono, por eso cuando el oxígeno llega a las moléculas de grasa, estas se descomponen en agua y carbono. La sangre transporta el dióxido de carbono y a través de los pulmones lo explusamos al exterior, además el oxígeno también tiene la función de diluir la sangre, lo que reducirá nuestra presión arterial y acelerará nuestro metabolismo.

Con 15 minutos al día de respiración controlada podemos potenciar la pérdida de peso.

Creo que sobra decir lo bueno que puede llegar a ser esto para nuestro cuerpo y más si tenemos en cuenta que no necesitamos nada para ello, que podemos hacerlo a cualquier hora y en cualquier lugar.

Existen varias técnicas que nos pueden ayudar de forma comprobada a perder peso de una forma más efectiva, y por ello vamos a ver cómo debemos respirar para bajar de peso en unos sencillos pasos.

Respirar profundamente para relajarnos

  1. Exala todo el aire de tus pulmones
  2. Inhala lentamente por la nariz mientras cuentas hasta 6
  3. Aguanta la respiración contando hasta 6
  4. Exala lentamente también contand hasta 6
  5. Postura correcta. Debemos fijarnos si al terminar de exhalar tenemos la espalda encorvada, si es así debemos ponerla recta y volver al punto 2.

El momento ideal para realizar este ejercicio es antes de cenar o incluso cuando estés estresado. Debes realizarlo 10 veces y puedes estar sentado tumbado o levantado.

Respirar profundamente para aumentar nuestra energía

  1. Exala todo el aire de tus pulmones
  2. Inhala lentamente contando 6 y cuando sientas que tienes los pulmones llenos coge una bocanada más de aire.
  3. Aguanta tu respiración hasta 8. Si puedes de vez en cuando aguanta hasta 12.
  4. Exhala el aire por la boca hasta 8. Trata de no expulsar todo el aire de golpe, mejor si cierras la boca como si estuvieras soplando y cuando no te quede aire en los pulmones trata de expulsar una bocanada más.
  5. Aguanta la respiración hasta 8 manteniendo el abdomen contraído. Si no llegas a 8 puedes ir practicando hasta que lo consigas.

Lo repetiremos 10 veces por la mañana o en cualquier momento del día cuando nos sintamos cansados, además puedes hacer el ejercicio de pie o sentado.

Respiración nasal alternativa para limpiarnos

  1. Siéntate en una postura cómoda y pon tu mano izquierda en tu rodilla izquierda.
  2. Pon la punta de tus dedos índice y corazón entre las cejas, y ahora coloca tu pulgar derecho sobre tu fosa nasal derecha. El dedo anular derecho tiene que quedar rodeando la fosa nasal izquierda sin tocarla.
  3. Inspira hasta llenar tus pulmones y después exhala el aire hasta que no te quede nada por la fosa nasal izquierda.
  4. Quita el pulgar de tu fosa nasal derecha y ahora bloquea la izquierda con el dedo anular. Inspira lentamente hasta que llenes tus pulmones y luego exhalas lentamente hasta quedarte sin aire.
  5. Alternaremos la fosa nasal derecha e izquierda varias veces en esta postura respirando lentamente, una vez por cada fosa.

Repetiremos esta respiración de 5 a 10 veces.

Respiración explosiva para el metabolismo

  1. Siéntate bien recto y coloca tus puños presionando sobre tu estómago, lo que te permitirá mantener el abdomen contraído.
  2. Exhala todo el aire de tus pulmones.
  3. Llena tus pulmones contando hasta 6 lentamente.
  4. Ahora junta tus labios y haz exhalaciones intermitentes con soplidos fuertes. Trata de no inhalar entre ellas. La fuerza de cada exhalación hará que entre otra vez aire en nuestros pulmones. Repite de 50 a 100 veces este punto aumentando el número de veces poco a poco.
  5. En la última exhalación, fuerza la expulsión de todo el aire de tus pulmones de golpe.
  6. Relájate y respira normalmente.

Esto lo puedes hacer sentado sobre tus rodillas o en una silla cómoda.

Respiración para tonificar el abdomen

  1. Pon tus rodillas y manos en el suelo.
  2. Exhala todo el aire de tus pulmoens mientras contraes el estómago.
  3. Aguanta la respiración y expande los pulmones sin tomar aire. Intenta llevar tu estómago hasta la columna.
  4. Aguanta esta posición 10 segundos.
  5. Vuelve a respirar lentamente y repítelo desde el punto 2.

Esto es conveniente realizarlo durante cinco minutos cada día.

Siguiendo todos o alguno de estos ejercicios podrás mejorar tu metabolismo e incluso en algunos de ellos potenciar tu musculatura en algunas zonas de tu cuerpo. Puedes realizarlo tantas veces como quieras ya que no es perjudicial pero ten en cuenta que sobreesforzar el organismo tampoco es bueno.

¿Te ha ayudado alguno de los ejercicios? ¿Quieres compartir algún otro con nosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *